XICALCHALCHILMITL – JUAN BAUTISTA VALERIO DE LA CRUZ - Alférez de la Guardia Real de lanza y adarga - Texcoco - divergenciasinformativa.com.mx

XICALCHALCHILMITL – JUAN BAUTISTA VALERIO DE LA CRUZ


Alférez de la Guardia Real de lanza y adarga

XICALCHALCHILMITL – JUAN BAUTISTA VALERIO DE LA CRUZ


Cultura

Noviembre 23, 2021 14:00 hrs.
Cultura Internacional › México
Antonio Huerta Paniagua. › Divergencias Informativa

Xicalchalchilmitl fue un noble texcocano descendiente de Nezahualcóyotl que nació el 24 de junio de 1517. Después de la toma de la Gran Tenochtitlán por los españoles y sus huestes el 13 de agosto de 1521, a la edad de diez años, en 1527, fue bautizado y recibió el nombre de Juan Bautista Valerio de la Cruz, siendo su padrino Don Bernardino de Santa Clara, Procurador Mayor de la Ciudad de México.

Desde esa temprana edad se inició en la carrera militar al servicio del virreinato y en 1529 ascendió a alférez de la Guardia Real de lanza y adarga. Con ese grado sirvió en la milicia del Rey hasta 1531, cuando se retiró y retornó a Texcoco para dedicarse a la labranza de tierras de su propiedad.

Pero en 1534 volvió a tomar la carrera de las armas, debido a que los chichimecas, pames, coyotes y mascorros que habitaban las zonas del norte de la Ciudad de México, desde el actual Río Verde, Valle del Maíz y hasta Ciudad Valles, se habían sublevado, llegando sus incursiones hasta cerca de Tangamanga, causando con las consiguientes alarmas. Para apaciguarlos, fue necesario que el 1er Virrey de Nueva España, Don Antonio de Mendoza, enviara fuerzas al mando de un nieto del Emperador Moctezuma II, el Xocoyotzin, Don Luis de Andrade y Moctezuma, quien no pudo controlar la rebelión, por lo que fue preciso enviar otra expedición, pero ésta, bajo las órdenes de Valerio de la Cruz.

Siendo así, Valerio de la Cruz fue comisionado a conquistar Jilotepec al mando de 80 arcabuceros españoles y 400 indígenas flecheros. Al llegar a ese lugar recibió una orden del Virrey para que levantara gente de guerra y marchara a las conquistas de las hoy ciudades de Tula, Tepetlán, San Juan del Río, San Miguel el Grande, Villa de San Felipe y otras poblaciones dominadas por ’bárbaros’ chichimecas.

Gracias a que Valerio de la Cruz logró apaciguar esas amplias regiones del norte de México, fue posible que los frailes franciscanos pudieran ingresas a esos lugares y fundar misiones y dieran nacimiento a varias poblaciones.

En 1550, cuando Don Antonio de Mendoza partió al Perú, nombró a Juan Bautista Valerio de la Cruz como cacique y señor de las ciudades y pueblos que fuera conquistando. Así, llegó a ser gobernados de Jilotepec y Cacique de Tula.

Posteriormente, Don Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón, 2° Virrey de Nueva España, le escribió una extensa ácrata al Rey Felipe II, en la que le relata y elogia los grandes servicios que Valerio de la Cruz le ha prestado a la Corona Española, participándole también que en el mes de mayo de 1559 lo había nombrado Capitán General de los chichimecas.

El nombramiento de Valerio de la Cruz como Capitán General de los chichimecas fue por medio de la siguiente Real Provisión:

’D. Luis de Velasco, virrey y capitán general de esta Nueva España y presidente de la real audiencia que en ella reside por el presente, en nombre de su majestad, nombro por capitán general de los chichimecas a D. Juan Bautista Valerio de la Cruz, cacique y principal de la provincia de Jilotepec, y como tal gran capitán usaréis de la armas que dicho oficio requiere, así ofensivas como defensivas, que se os permiten atendiendo al provecho espiritual de las almas que se pierden de los bárbaros chichimecas’.

’Y como tan gran capitán, yo os mando que os arméis de punta en blanco, para distinguiros de los demás indios, que os encargo, de arco y flecha, amigo de la fe católica y de su majestad; y como tal, con vara de capitán de guerra, lo seréis general en los pueblos de San Miguel el Grande, San Felipe, Itio Verde, Nueva Galicia, Villa de Celaya y valle de Huichapan y demás pueblos de sus alindes donde vénganlos bárbaros a quienes acometeréis como a enemigos de la tierra; y como tal gran capitán general de las tres provincias, usareis de todos los instrumentos de guerra, capa, clarín y pífanos, señal de derramamiento de sangre, sin ceder, ni pesar de manera alguna sino condenando a muerte, horca, desmembramiento de huesos, al que así no os obedeciese y no tuviere respeto como tal su capitán y no guardaren la orden que os remito con este nombramiento de que ya informado de todos los que acudieren con vuestra nobilísima persona para que tengan atención a vuestros méritos y os honren como vos lo merecéis, y de ninguna manera paguéis ni hagáis entero, so pena de mi merced, sin que persona alguna os ponga impedimento alguno; y para mayor cumplimiento, no consentiréis que ninguno se arme de punta en blanco, reservado a vos solo; y sobre el pecho, delante de la mano siniestra del corazón, os mando os pongáis sobre dichas armas y el acero, un águila de otro que se requiere para la señal de mayor, pendiendo para la parte sobredicha del pecho que demuestra vuestra nobleza, y que os tengan en conocimiento de verdadero caballero y principal, uno de los primeros que habrá en esos chichimecas’.

’Hecho en México, en 12 de mayo de 1559 años. D. Luis de Velasco Por mandado de su Excelencia, Eustaquio Estea’.

En respuesta a la carta del Virrey Luis de Velasco, el Rey Felipe II, expidió una Cédula Real fechada el 30 de octubre de 1559, en la que le concedía al valiente indio Valerio de la Cruz el uso del escudo de armas que como descendiente de los reyes de Texcoco debía usar; la aprobación del nombramiento de Capitán General de los chichimecas; y como premio a su valor y constancia en la guerra, se le concedió también la Cruz y el hábito de la Nobilísima Orden de Santiago.

Valerio de la Cruz hablaba náhuatl y castellano, y sus acciones y títulos le permitían montar a caballo, situación vedada a la generalidad de los indígenas.

Además de las armas, Valerio de la Cruz fue un ferviente católico. Era además piadoso y agradecido, y guardaba especial celo por los primeros misioneros franciscanos.

En la ciudad de Tula (hoy en el estado de Hidalgo), como Maestro Mayor, edificó la iglesia de San José de Tula e hizo donación perpetua a la religión seráfica de la iglesia y convento. En 1585 mandó construir el Puente de Tula, llamado también de México, para cruzar un caudaloso río (el Río Tula), y en cuya fabricación empleó 150 operarios. Una columna y el terraplén de arranque es lo que se actualmente se conserva de ese puente.

En el año de 1559, Valerio de la Cruz, recibió una merced real de una estancia de ganado mayor ubicada en Chindeje (Dexcani bajo) y parte del coscomate, que comprende un paraje hoy llamado Las Peñas, en el Estado de México. Este dato también es importante porque la crianza de ganado mayor (caballar o vacuno) en Nueva España era prerrogativa de españoles peninsulares y criollos. A los indígenas en general se les permitió en principio criar aves de corral, cerdos y años hasta después asnos y mulas.

Las noticias sobre los servicios de Valerio de la Cruz seguían llegando a España, y el Rey se sorprendía y admiraba de sus hechos; y para dar una prueba más de su aprecio por este personaje, expidió el día 30 de agosto de 1560, en Barcelona, una Real Cédula por medio de la cual le concedió el uso de otro escudo de armas que en su gentilidad usaba. De acurdo con los testimonios del padre Vega este escudo ’era partido en dos partes: en una un nopal, árbol de tuna y sobre él una águila coronada, al otro lado una casa fuerte con una víbora encima; y su majestad le añadió en medio de dichas armas la venera y cruz del hábito de Santiago y una letra alrededor que decía: Sodatas Regia Magna Operata Tua.

Otras construcciones realizadas por Valerio de la Cruz fueron la Iglesia de Huichapan, en 1564; seis puentes en Jilotepec, en 1565; la construcción de la Iglesia de San Pedro y San Pablo, así como su cruz atrial; y la Iglesia de la Limpia Concepción.

Don Juan Bautista Valerio de la Cruz continuó prestando grandes e importantes servicios al virreinato y la Iglesia hasta el año de 1572, año en el que murió en la Ciudad de México. Sus funerales se hicieron de orden del Virrey, Don Martín Enríquez de Almanza (4° Virrey), con pompa como solemnidad. Su cuerpo fue sepultado, según su última voluntad, en el convento franciscano de Santiago Tlatelolco.

El Dr. Melchor Olguín (2020), Cronista vitalicio de Jilotepec, afirma que Valerio de la Cruz falleció en 1589 en Jilotepec, en el actual Estado de México, en donde se hizo ’un entierro con mucha ostentación’, siendo Don Lope de Sosa Alcalde Mayor, y Gobernador Don Gabriel de los Ángeles, quienes dan fe de dicho acto. Wikipedia en uno de sus sitios (https://en.wikipedia.org/wiki/Valerio_de_la_Cruz) coincide con el Dr. Olguín, señalando el mismo año y ciudad como el lugar de la muerte de nuestro personaje, pero en otra de sus páginas (https://es.wikipedia.org/wiki/Valerio_de_la_Cruz) anota el año de 1572 como el de su muerte y a la Ciudad de México como el lugar, como se registra en otras fuentes.

Independientemente del año de fallecimiento de Valerio de la Cruz, su vida y su legado pronto fueron olvidados, hasta que, en el año de 1699, el indígena texcocano Don Francisco Isla, escribió una erudita relación, en náhuatl, intitulada: El Capitán General de los Chichimecas, Caballero de la Real y Nobilísima Orden de Santiago, Cacique y Principal de Jilotepec, D. Juan Bautista Valerio de la Cruz, en la cual se narra la vida, conquistas, fundaciones y hechos de armas de este célebre personaje texcocano.

Pero el olvido aquí en Texcoco volvió a imperar y actualmente son muy pocos los texcocanos que lo recuerdan, prácticamente sólo personas con inclinaciones hacia la historia local, cronistas e historiadores saben de su existencia. El ciudadano común, lo desconoce, y no se diga las nuevas generaciones. En algunas monografías de Texcoco ni se le menciona, y en otras, sólo aparecen escuetas notas.

Este breve artículo tiene como objetivo traer al presente parte de la vida de este personaje y dejarles la tarea a los historiadores profesionales de ampliar los hechos alrededor de su vida y la de precisar las fechas.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Aguilar Escalona, Ángel. 1986. Monografía Municipal. Texcoco. Región III. Gobierno del Estado de México. Toluca. México. p. 70.

Pulido Acuña, Rodolfo. 2001. Texcoco. Monografía Municipal. Instituto Mexiquense de Cultura. Gobierno del Estado de México. Toluca. México. p. 79.

Anónimo. s.f. Juan Valerio de la Cruz el pacificador de la región del Rio Verde. Río Verde en la Historia. Disponible en:
http://rioverdeenlahistoria.blogspot.com/2017/02/juam-valerio-de-la-cruz-el pacificador.html [22/11/21]

Anónimo. s.f. Valerio de la Cruz. Wikipedia. Disponible en: https://en.wikipedia.org/wiki/Valerio_de_la_Cruz [20/11/21]

Anónimo. s.f. Valerio de la Cruz. Wikipedia. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Valerio_de_la_Cruz [20/11/21]

Anónimo. s.f. Xicalchalchilmitl Héroe del Imperio Español. Juan Bautista Valerio de la Cruz (1517 – 1572). Disponible en:
https://www.facebook.com/groups/499091538103929/permalink/568798831133199/?sfnsn=scwspmo&ref=share [22/11/21]

Cañete, Hugo A. 2020. Juan Bautista Valerio de la Cruz (Xicalchalchilmitl) – indio célebre mexicano, capitán general y caballero de la Orden de Santiago. Edad Moderna, Indias, Siglo XVI. Disponible en:
https://www.gehm.es/edad-moderna/juan-bautista-valerio-de-la-cruz-xicalchalchilmitl-indio-celebre-mexicano-capitan-general-y-caballero-de-la-orden-de-santiago/ [21/11/21]

Olguín, Melchor. 2020. Don Juan Bautista Valerio de la Cruz. Nueva Imagen de Hidalgo. El periódico que informa y opina. Disponible en:
https://nuevaimagendehidalgo.com.mx/noticias/cronicas-de-tula/don-juan-bautista-valerio-de-la-cruz [22/11/21]


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

-