Orientada Mexiquense

Traición en la política en la Roma Antigua;

José Óscar Valdés Ramírez

Traición en la política en la Roma Antigua;


Abogacia

Junio 16, 2020 23:45 hrs.
Abogacia Internacional › México
José Óscar Valdés Ramírez › Divergencias Informativa

La traición en México en la política

La traición más conocida en Roma Antigua es sin duda la que sufrió Cayo Julio César, o Gayo Julio César, en el año 100-44 a.c en el siglo 1.

En el año 63 a. C. fue elegido pretor urbano al obtener más votos que el resto de candidatos a la pretura. Ese mismo año murió Quinto Cecilio Metelo Pío, pontifex maximus designado durante la dictadura de Sila, y, en las elecciones celebradas para sustituirle, venció César. Al término de su pretura sirvió como propretor en Hispania, donde capitaneó una breve campaña contra los lusitanos.

En el 59 fue elegido Cónsul gracias al apoyo de sus dos aliados políticos, Pompeyo y Craso, los hombres con los que César formó el llamado Primer Triunvirato. Su colega durante el consulado, Bíbulo, se retiró para así entorpecer la labor de César que, sin embargo, logró sacar adelante una serie de medidas legales, entre las que destaca una ley agraria que regulaba el reparto de tierras entre los soldados veteranos.

A pesar de que bajo su gobierno la República experimentó un breve periodo de gran prosperidad, algunos senadores vieron a César como un tirano que ambicionaba restaurar la monarquía. Con el objetivo de eliminar la amenaza que suponía el dictador, un grupo de senadores formado por algunos de sus hombres de confianza como Bruto, Casio y antiguos lugartenientes como Trebonio y Décimo Bruto urdieron una conspiración con el fin de eliminarlo.

Dicho complot culminó cuando, en los idus de marzo, los conspiradores asesinaron a César en el Senado. Su muerte provocó el estallido de otra guerra civil, en la que los partidarios del régimen de César, Antonio, Octavio y Lépido, derrotaron en la doble batalla de Filipos a sus asesinos, liderados por Bruto y Casio. Al término del conflicto, Octavio, Antonio y Lépido formaron el Segundo Triunvirato y se repartieron los territorios de la República, aunque, una vez apartado Lépido, finalmente volverían a enfrentarse en Accio, donde Octavio, heredero de César, venció a Marco Antonio.

Una de las películas más taquilleras de Holliwood cambió la percepción histórica de la realidad y de lo acontecido siglos antes.

De esta forma, en parte por la ya mítica película de Gladiator, se ha desvirtuado la imagen de Cómodo, quien pese a ser encarnado por Joaquín Phoenix como un villano, fue muy querido por el pueblo y supo mantener el Estado en materia militar.

Su asesinato el 31 de diciembre del año 192 desestabilizó por completo el Imperio romano. Publio Helvio Pertinax fue el encargado de mantener en orden un extenso territorio que se derrumbaba económicamente. No obstante, y pese a los planes a largo plazo que tenía en mente el sucesor de Cómodo, también fue asesinado. Pertinax se convertía de esta manera en uno de los emperadores más breves de la historia de Roma con tan solo 86 días de reinado.

El 28 de marzo del año 193 d.C., hace mil 820 años, murió asesinado por soldados pretorianos el emperador romano Publio Helvio Pertinax (Alba, 126 d.C.), cuyo breve reinado no llegó a los 90 días, entre el asesinato de Cómodo, el 31 de diciembre de 192, y su propia muerte.

En el capítulo XIX de El Príncipe, Nicolás Maquiavelo explica que los emperadores Marco Aurelio, Pertinax y Alejandro Severo eran de vida modesta, amantes de la justicia, enemigos de la crueldad, humanos y afables, pero que encontraron, con excepción del primero, un triste final.

Maquiavelo sostiene que Pertinax fue hecho emperador contra la voluntad de los soldados, los cuales, acostumbrados a vivir licenciosamente bajo Cómodo, no pudieron soportar aquella vida honesta a que Pertinax los quería reducir. Por eso, habiéndose granjeado su odio y al unirse a este odio el desprecio que les causaba su avanzada edad, se hundió ya en los primeros momentos de su reinado.

Maquiavelo considera que la excesiva honestidad que mostró Pertinax hacia sus súbditos, ya corruptos, precipitó su muerte.

Decía que fue un emperador Romano que murió por combatir la corrupción en el imperio Romano.
En México poc


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.