Sin medias tintas

¿Qué somos? ¿Prensa fifí o prensa chaira?

Jorge VALDEZ REYCEN

¿Qué somos? ¿Prensa fifí o prensa chaira?

Temas clave / Periodismo

Periodismo

Junio 02, 2019 22:12 hrs.
Periodismo Nacional › México Guerrero
Jorge VALDEZ REYCEN › guerrerohabla.com


• ¿Qué somos? ¿Prensa fifí o prensa chaira?
• AMLO es un prestidigitador de los medios
• La inútil ruta de expresar un pesar… ¿sirve?
El presidente es un mago de los sueños. Un prestidigitador de los medios. Un poderoso obsesivo compulsivo que a sus críticos los llama ’fifís’ y a sus aduladores los tildan como ’chairos’.
En Guerrero se hacen preparativos para un foro de periodistas, desde Acapulco. Segunda versión del realizado bajo el patrocinio de la bancada legislativa de Morena, que nada tuvo de seguimiento.
Otra vez hago la misma interrogante: ¿Qué somos? ¿Una prensa fifí o prensa chaira?
Debemos entender que el nuevo gobierno de AMLO ha dado uno de los golpes mortales a la credibilidad de los más conspicuos periodistas y empresarios de los medios. Los exhibió de corruptos, luego disimuló que no hubo ilegalidades y como gran prestidigitador de los medios volvió a sobarles el lomo a los doloridos afectados.
Como quiera entenderse, AMLO ha abierto una herida profunda en su relación con la prensa.
El presidente maneja una agenda de asuntos como ningún otro presidente lo ha hecho. Es un fenómeno mediático sui géneris. Inatacable, invulnerable, inmaculado… todopoderoso.
Este es el contexto, sin entrar en particularidades, de un presidencialismo reformista-humanista-democristiano. Se alimenta de la profunda inconformidad social. Del antipriísmo, como el enemigo predilecto, el nuevo molino de viento que Quijote combate con todas sus fuerzas.
Esa es su lucha. Por increíble y fantástica que sea, lo es. Es un presidente poderoso, rencoroso, amoroso, odioso… Lo que usted quiera, pero es quien tiene el poder.
Entender esto, primero, obliga a la sensatez de conservar cautela, prudencia y serenidad. Esto no puede entenderse como claudicar en el ejercicio ético de nuestra misión informativa. Lo contrario, asumir con seriedad y responsabilidad que hoy más que en ningún otro momento, el cambio de régimen provoca reacciones de diversa índole en la República.
En nuestro entorno geográfico, Guerrero no está para bollos. El ejercicio periodístico vive síntomas de amenazas a la libertad, descrédito, crisis de sobrevivencia por su dependencia económica-publicitaria a los gobiernos, que ha sido reducida drásticamente; además, mantiene un abultado número de farsantes incursionando en un gremio que los atrae por el espejismo de obtener ’grandes ganancias’, entre otros.
Si el foro de periodistas discute y debate estos temas, seguramente tendrá repercusiones de unos días, no más de tres. Y entonces tendré razón por el pesimismo de que una ruta de foros de lamentos, no tiene futuro. Es inútil, una quimera… aunque duela.
Cada uno, en su trinchera, debe impulsar en lo individual una tarea más profesional, ética, independiente, comprometida, consecuente y congruente. No veo héroes, ni líderes. Somos los mismos. Somos uno mismo, bajo el mismo rasero abusivo, anónimo, clandestino de las descalificaciones. ¿Prensa fifí? –otra vez, ¿lo somos?— no podríamos ser opositores, ni/o promotores del elogio, en una dualidad pervertida, convenenciera, centavera, impostora.
Los corruptos son por derecho propio, por decisión personal, por hechos tipificados como ilícitos.
El periodista no puede ocultar tres características natas: pobre, idealista y ético. La herencia aprendida de mis parientes, son los refranes y adagios populares: ’El dinero, el amor y lo pendejo no se pueden ocultar’.
No hagamos circo, maroma y teatro… Hagamos periodismo, como aprendimos en la honestidad, el honor a la verdad y a la conducta ejemplar ciudadana.
Nos leemos… SIN MEDIAS TINTAS.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.