Penumbra para municipios y entidades en tiempos de elección


No plantea ningún plan de reactivación económica presupuesto 2021



Economía

Noviembre 03, 2020 20:58 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
Enrique López Campos › Divergencias Informativa

De acuerdo al análisis de la propuesta del gasto 2021, por el Gobierno de México, que ya está a revisión en la Cámara de Diputados, es tan solo 188 mil millones de pesos mayor al de 2020. No presenta de momento ningún plan ni proyecto de fomento al crecimiento de la economía nacional.

Mientras, el presidente Andrés Manuel López Obrador, únicamente preocupado en obtener recursos para seguir haciendo frente a la crisis sanitaria, dar seguimiento a sus políticas de redistribución de la riqueza con los apoyos económicos que otorga a las redes sociales más vulnerables del país, a las que siempre marginaron las fuerzas del mercado, y en sacar adelante sus proyectos el aeropuerto de Santa Lucia, el tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

Asimismo, la propuesta de gasto 2021 del gobierno federal que está a revisión en la Cámara de Diputados es tan solo 188 mil millones de pesos mayor al de 2020. No presenta ningún plan ni proyecto de fomento al crecimiento de la economía nacional.

Además, el Gobierno de México persevera en aplicar políticas de austeridad presupuestal, cuando todos los gobiernos del mundo y sus bancos centrales practican políticas fiscales y monetarias, incluso derivadas de un mayor endeudamiento de sus haciendas, para sacar a sus economías de la profunda recesión económica a causa de la pandemia por el COVID-19.

Entre tanto, no se avizora apoyo fiscal para el rescate de las empresas, ni inversiones extraordinarias en obras de infraestructura para la reactivación económica y el empleo.

Tal es que, el gobierno federal está únicamente preocupado en cómo conseguir los recursos necesarios para financiar su gasto público y no incurrir en el riesgo de realizar recortes al presupuesto en caso de que se le caiga la recaudación tributaria más allá de lo previsto por la crisis económica.

De momento, el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, se muestra muy optimista al pronosticar que la economía tendrá sólo una caída de 8 por ciento, cuando todos los indicadores internacionales y nacionales son de que la contracción será de 10 a 12% del PIB, como lo estiman el Fondo Monetario Internacional (FM), el Banco Mundial (BM), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), y las instituciones financieras mexicanos.

Recordar, que estos organismos advierten que, ante la falta de apoyo fiscal del gobierno a las empresas privadas, ante la ausencia de un plan de reactivación económica, es muy probable que la recuperación en México tarde cuatro o cinco años. Es decir, todo el sexenio de López Obrador habría cero crecimientos.
Sin embargo, Arturo Herrera juega a las predicciones alegres, confía en que la caída no será muy fuerte, pero el rebote será estruendoso en 2021, de 4.6% de crecimiento.

Sin proclamarlo, sin decretarlo, el Estado mexicano está pintando su raya histórica frente al neoliberalismo económico que hace 36 años triunfó sobre el Estado, privatizó sus empresas, le quitó el papel principal de conductor de la economía, del crecimiento y el empleo.

Responsabilidades que quedaron en manos de los mercados de capitales, financieros y comerciales que en el modelo neoliberal se apropiaron de la economía y de la riqueza nacional. A ellos competir diseñar, provocar la reconstrucción y reactivación económica.

Fueron las fuerzas libres del mercado las que condenaron al Estado mexicano a vivir exclusivamente de las recaudaciones tributarias bajas y exiguas, son las que ahora le aconsejan, exigen adquirir deuda (que deberá pagar el pueblo) para el salvamento de sus empresas.

El Estado vindicativo se niega, no hace caso, desoye, rechaza la idea de acrecentar la deuda del pueblo, se opone a rescatar a quienes han acaparado la riqueza nacional, realizado una injusta redistribución de la riqueza, condenado a las grandes mayorías a la pobreza.

Su contrariedad del tabasqueño, que ha decidido rescribir las fórmulas del neoliberalismo, como recomienda Joseph Stiglitz, premio nobel de economía, en un ensayo enviado al Fondo Monetario Internacional y difundido hace unas semanas por este organismo: ’La necesidad de rescribir la economía se debe a que los preceptos hasta ahora vigentes han fondeado la desigualdad de ingresos en el mundo.

Ejemplificando, que, sumado a ello, la pandemia amenaza con ampliar más esta desigualdad con la sola automatización de la producción. En el caso de la ciudadanía, se desborda porque cree que se acabo el COVID-19, cuando pudiese haber rebrote y regresar al rojo, termómetro que no ha funcionado, ver en que se concluye…


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.