La Calumnia con Opinión

Outsourcing (¿desaparecerá?

Carlos Carral Hernández

Outsourcing (¿desaparecerá?


Empresas

Noviembre 18, 2020 23:42 hrs.
Empresas Nacional › México Estado de México
Carlos Carral Hernández › Divergencias Informativa

Por supuesto que el outsourcing es inconstitucional, si ha permanecido en el tiempo desde que se incluyó en la Ley Federal del Trabajo desde aquella primera reforma del año 2012, es porque nadie, ni los trabajadores, ni las centrales obreras, ni lo políticos, ni absolutamente nadie de los que dicen estar en contra de esta figura, hacen nada para combatirla jurídicamente, de hecho para la clase política sirve como pretexto en cada campaña electoral, para prometer que en caso de que su partido alcance la mayoría legislativa, o se ensanchará aún más este régimen o desaparecerá, depende la propuesta que enarbole cada opción política en este rubro.

El artículo 3 de la Ley Federal del Trabajo señala que el trabajo ’no es artículo de comercio’, pero a eso se reduce la mano de obra con el outsourcing o régimen de subcontratación, que no es otra cosa que el derecho de contratar el resultado de ese trabajo ejecutado por otro patrón con sus propios trabajadores, sin adquirir ningún tipo de obligación con los últimos a pesar de que las tareas se realicen en las instalaciones de quien contrata esos servicios, sí eso no es un acto de comercio, comprar un beneficios alcanzado con la mano de obra de trabajadores mal pagados y con lo más mínimo de las prestaciones, entonces no sé qué lo sea.

La iniciativa del presidente de la república de acotar el régimen de subcontratación además de justa, es necesaria; por más que los defensores del outsourcing se empeñen en decir que acotarlo es un error para la generación de empleos, no hay números que avalen tal posición, lejos de aumentar la creación de vacantes desde que se incluyó esta figura en la ley laboral, al parecer el desempleo va al alta, algo que como ya lo señalamos se viene arrastrando desde 2012.

En realidad, lo que está detrás en la defensa del régimen de subcontratación, es el ahorro en toda la cadena de producción y de prestación de servicios. Hasta antes de que se incluyera esta posibilidad en la ley, muchas empresas y medianos negocios realizaban su actividad con costos de mano de obra relativamente justos para sus trabajadores, con el outsourcing se abrió la puerta para que continuaran con su actividad, con una reducción incluso de más del 50% en el costo de la fuerza de trabajo.

Seguramente muchos dirán que la libertad de contratar o contratarse desde el punto de vista laboral, bajo las condiciones que se acepten por las partes, es algo que no se debe limitar, pero cuando las condiciones de todas las ofertas de trabajo son las mismas: salarios bajos, en ocasiones sin prestaciones, ausencia de medidas y equipo de seguridad para realizar el trabajo, entre otras, veremos que tal libertad no existe, prácticamente se aceptan los empleos porque no queda de otra.

El régimen de subcontratación no es el único problema del mundo laboral, el pago por hora también ha sido mal entendido y requiere una acotación, regresar a la idea de la exactitud en la materia de trabajo también es necesario, a la larga es una carga menor incluso para el patrón, pero también para las instituciones de salud al servicio de los trabajadores, ya que el centro de este principio es evitar accidentes y enfermedades de trabajo, que se pudieran producir por desempeñar tareas para las que no tenemos la capacitación necesaria.

Detrás de los problemas que hay que abordar en la ley laboral están tres principios: flexibilidad, productividad y competitividad, los 3 son explicación directa de los cambios que sufrió la Ley Federal del Trabajo en la reforma de 2012 y la de 2018, la primera enfocada principalmente en modificar las condiciones individuales de trabajo, al buscar tener consecuencias mucho menores al despedir trabajadores y tener adicionalmente mano de obra multitarea y la segunda enfocada en poner límite fundamentalmente al poder de los sindicatos y obligarlos a tener el respaldo de los trabajadores en cualquier acto, algo que también deberían implementar en los partidos políticos.

No confundamos, no quiero decir que el actual gobierno federal es el defensor de los trabajadores, por el contrario, tarde o temprano tendrán que dar cuentas de los efectos que vivirá el mundo del trabajo, al entrometerse de más en la vida de las centrales y sindicatos, pero todo a su tiempo, ahora la realidad nos dice que muchos de los cambios del 2012 en la ley, no fueron ni remotamente benéficos.

carralhernandez@gmail.com

Delegado presidente de la Delegación Valle de México
del Colegio de Abogados del Estado de México A.C.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.