ORIENTADA MEXIQUENSE

Gestar pacto de unidad para rescate desastre sanitario y económico

Redacción/José Luis Garay

Gestar pacto de unidad para rescate desastre sanitario y económico


Economía

Mayo 10, 2020 04:51 hrs.
Economía Nacional › México Estado de México
Redacción/José Luis Garay › Divergencias Informativa

Frente a la gran crisis mundial, y ante la nacional provocada por el Covid-19, ha tomado proporciones inimaginables para México; está destruyendo dolorosamente a la población, conduciendo a la extremada gran semiparálisis del sector industrial, comercial, de servicios, de gobierno federal, gobiernos de los estados, así como al sistema de enseñanza nacional.

En Palacio Nacional, el presidente y los empresarios no han logrado zanjar todas sus marcadas diferencias. López Obrador presume de que 400 mil millones de pesos con que dice contar de reservas, son suficientes para hacer frente a la megacrisis económica en gestación, pero la realidad se vislumbra insuficiente.

La gran crisis, que cada vez se asienta más, requiere un replanteamiento profundo de las metas y parámetros del programa económico 2020 formulado hasta este momento. Solo así podrá el Estado Mexicano poner en marcha una respuesta a la altura del reto que enfrentamos. Tiempos inéditos requieren medidas inéditas’, ha coincidido empresarios.

Así es como las fuerzas vivas del país empiezan a despertar, a organizarse para hacer frente a las preocupantes amenazas que se ciernen contra la población nacional y las estructuras económicas

De momento, los dirigentes empresariales han pensado todo lo contrario, algunos no creen que se disponga de 400 mil millones para maniobrar fiscalmente, y otros estiman que son recursos insuficientes para hacer frente a lo que viene y volver a encaminar la economía nacional; la pandemia del COVID-19, ha crecido más de lo pensado.

Dirigentes del sector privado, tampoco consiguieron arrancar el compromiso del presidente de aplazar los pagos de impuestos para que las empresas puedan pagar los salarios.

Negativamente, que se basa en dos premisas, una que el gobierno no puede darse el lujo de aplazar su recaudación sin que le derrumben el gasto; dos, quien garantiza que los empresarios pagarán salarios y no han echado ya a la calle a una buena parte de sus trabajadores.

En donde llegaron a un importante acuerdo es en procurar el rescate de 170 mil pequeñas y medianas empresas que se estima se mantendrán cerradas hasta finales de mayo y junio, tendrán necesidad de liquidez financiera, capital para reiniciar sus actividades productivas, recontratar a sus trabajadores, pagar deudas y abastecerse de insumos de avío.

Como se verá hubo jaloneos y forcejeos, cada sector intentó sacar la mejor parte, cuando se trata de sacar vivo, a flote al país. Será creado un fondo crediticio por parte de Nacional Financiera (Nafin o Nafinsa), que servirá de garantía para que la Banca privada otorgue créditos para el rescate de la micro y la pequeña empresa.

Las micro y las pequeñas empresas están cerradas, han mandado a la calle a cientos de miles de trabajadores, no cuentan con recursos de capital para pagarles sus salarios; muchas de estas empresas están endeudadas con los bancos privados y las uniones de crédito, habían estado sobreviviendo la desaceleración económica de los dos años pasados, y sus mercados que son la mediana y la gran empresa también están detenidos.

Sin embargo, dejar morir en esta crisis a miles de empresas es cerrar las fuentes de empleo más numerosas del país, y dejar que las cadenas productivas se rompan, afectando a la mediana y gran empresa.

Ahora, se está proponiendo para que funcione de manera inmediata es que la banca privada, que es la que cuenta con todos y los monopólicos recursos de financiamiento de este país, otorgue los créditos a las empresas y Nafinsa quede como aval, como garante de dichos créditos que, en caso de no ser liquidados por las empresas, son pagados por Nafinsa, corren a cargo de la deuda pública, son pagados por los mexicanos.

El presidente López Obrador, había anunciado desde semanas anteriores un fondo de rescate crediticio para el salvamento de micro empresas por 25 mil millones de pesos, para ayudar al sector más vulnerable de la economía y el que mayor empleo crea. Ojalá que a este movimiento de reconstrucción nacional que apenas toma impulso no lo detengan intereses sectarios. Sería un gran crimen contra la nación.

Por eso es estimulante y esperanzador que el Presidente López Obrador y los capitanes de los organismos, cúpula del sector empresarial hayan hecho un esfuerzo para superar sus diferencias, congregarse y asumir decisiones, compromisos que hagan frente a lo que amenaza como un desastre sanitario nacional, cierre de decenas de miles de empresas, el desempleo de millones de trabajadores y una recesión económica de 4%.

En el mismo sentido el excandidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas y 27 firmantes más enviaron una carta al presidente López Obrador, en la que le plantean: ’Consideramos indispensable que, bajo su liderazgo, se convoque a la brevedad a los principales actores económicos y sociales para construir un acuerdo nacional para superar la crisis, y establecer las bases para una nueva etapa de crecimiento y prosperidad’.

’La gran crisis requiere un replanteamiento profundo de las metas y parámetros del programa económico 2020 formulado hasta este momento. Solo así podrá el Estado Mexicano poner en marcha una respuesta a la altura del reto que enfrentamos. Tiempos inéditos requieren medidas inéditas’, dijeron.

Así es como las fuerzas vivas del país empiezan a despertar, a organizarse para hacer frente a las preocupantes amenazas que se ciernen contra la población nacional y las estructuras económicas...


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.