De adicto a ADICTO

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD, VINO LA CALMA

Por Ernesto Salayandia García

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD, VINO LA CALMA


Salud

Mayo 25, 2020 00:05 hrs.
Salud Nacional › México Chihuahua
Por Ernesto Salayandia García › Divergencias Informativa

UNA ANSIEDAD A TODO VOLUMEN.
Ingresé al centro de rehabilitación AMAR de Chihuahua donde nací un 17 de mayo de 1999 llegué pesando menos de 50 kilos, súper deprimido, con un fuerte dolor de huesos, me dolían hasta las pestañas, por supuesto, llegué anémico, amarillo, ojeroso, desganado, totalmente apático y neurótico, lo blanco de mis ojos, que se llama esclerótica, era café cenizo y mi mente completamente tóxica, el encierro, de entrada, me causó mucho daño.

Jamás en mi vida había estado encarcelado, encerrado, anexado, jamás en mi vida, me había sometido aún internamiento de esta naturaleza y el primer fondo que toque adentro del anexo, fue mi adicción al cigarro, desde la primera noche no me permitieron fumarme un cigarro de los dos paquetes de cajetillas que llevaba en mi mochila y que por cierto jamás volví a ver, me daba asco pedir que me dieron las 3 y sentir la bachita del cigarro toda húmeda de saliva, en esa época yo consumía cerca de 3 cajetillas de cigarros al día, me fumaba un cigarro cada 10 minutos y la verdad de las cosas desconocía por qué tenía está fuerte dependencia a la nicotina, no comprendía la magnitud de mi adicción, lo único que yo quería era fumar, fumar y fumar y en ese centro llamado de vida.

Nos daban a veces, 3 cigarros al día por interno y con el tiempo me hice mi ser un experto en pedir las 3 quién, fumar de uñita, convirtiéndome prácticamente en un matabachas, en los tres meses que duró el encierro, no pude reducir mi nivel de ansiedad, por el contrario, cada vez fumaba más y más y más, el encierro provocado en mí depresión frustración indignación pero sin duda negación y no acepte por varios meses, que yo tenía un serio problema emocional y que mi vida se había arruinado, por mi manera de consumir sustancias tóxicas y por ende, se había complicado por mis conductas ingobernables y el cúmulo de defectos de carácter.- Detecte en mí, más de 400.-

Fue un proceso, lento, duro y doloroso
Después de haber estado internado en Oceánica, Mazatlán, una de las clínicas más caras en rehabilitación, para mí, estar encerrado en un centro de los llamados anexos, me sentía ofendido, indignado, sensiblemente lesionado con mis derechos humanos y mis derechos constitucionales, jamás de los jamases, había compartido mi colchón con otros hombres, jamás había usado un excusado por un lapso de 3 minutos y en mi vida había tenido hambre como la tuve en este internado, dónde eran tres minutos para comer, 3 minutos para hacer del baño, 3 minutos para bañarte y 3 minutos para todo, por delante las palabras, techo humildad, en voz de los apoyos y los internos que tenían un poder de mando muy especial, por supuesto llenos de soberbia yo no me acostumbré dormir en el suelo con los pies de alguien en mi cabeza y los míos en la cabeza de otros, sentir los punes en mi espalda y soportar los malos olores, el apeste a pies, éramos 120 internos que dormíamos en un cuarto muy reducido.

Negación, e ignorancia, sinónimo de apatía.
Hace 21 años era un total de ignorante de mi enfermedad, primero, yo no aceptaba que soy un enfermo mental, menos, que soy un enfermo emocional, no reconocía el cúmulo de defectos de carácter, no aceptaba, los nefastos patrones de conducta que tenía desconocía el origen de mi enfermedad y no había respuesta a él porque yo no podía parar, no encontraba solución a mí compulsión, tan alta, ni sabía mucho menos porque me fumaba un cigarro tras de otro y no comprendía por qué siempre estaba de mal y de malas, neurótico, explosivo, mecha corta maníaco, depresivo y con serios problemas de personalidad y por ende, emocionales, no sabía de la magnitud de esta perra enfermedad perversa del alma, pero lo que sí sabía, es que en verdad yo quería cambiar, pero no sabía, ni cuándo, ni cómo, ni dónde, ni por qué y cuando llegue a la CDMX. dónde fui a presentar mi libro Radio Causa y Cause, qué es un manual para que el joven estudiante de radiodifusión aprenda todo sobre su Majestad, la Radio, me fue muy bien y me refugie en un grupo de Alcohólicos Anónimos, en el templo de San Agustín en Polanco de la Ciudad de México y comencé a militar llegando todos los días de lunes a domingo a las 6 de la mañana, el gordo Erick me hizo el Cafetero oficial y de entrada era mi responsabilidad limpiar los escusados, baños, pasillos y en si el salón de juntas, lavando ceniceros y recogiendo toda la basura que en un día completo de juntas se reunían en doble A de San Agustín y eso me permitió mantenerme en abstinencia durante 4 meses, me discipliné a las juntas, e iba mañana, tarde y noche, simplemente cambie de adicción me hice adicto a doble A y no cambiaba en lo absoluto yo vivía una clara y grande borrachera seca me fumaba en hora y media de junta hasta 7 cigarros y mi neurosis estaba a flor de piel, mi mujer me decía, juntas y juntas ¿y qué juntas? mejor vete a drogar, estabas mejor drogado que ahora que estás en doble A.

El que quiera azul celeste....
Desde que salí del anexo fui a pedir un espacio a El Heraldo de Chihuahua y se me dio un espacio generoso todos los domingos donde empecé a publicar mi columna De Adicto a ADICTO, hablando de mí, traté siempre de dar el mensaje de información, orientación y concientización, expresaba mis deseos de cambio, manifestaba mi compromiso para dejar de fumar, era una cantidad impresionante de cigarros los que me chupaban el día y así como publicaba mis deseos, también difundía los resultados que eran un rotundo fracaso, me llene de frustración, en mis intenciones definitivamente, no podía con esa adicción a la nicotina, a pesar de que muchos compañeros de San Agustín, felizmente lograban el propósito de la abstinencia al tabaco, lo glorificaban y se burlaban de mí, pero yo por más y más que luchaba, no podía ni con mi borrachera seca, mucho menos con la compulsión de fumarme un cigarro tras de otro y por supuesto que toque fondos como el de andar buscando establecimientos abiertos a las 3 o 4 de la mañana, donde pudiera comprar mi cajetilla de cigarros, igual, el buscar en los ceniceros del carro, de la casa alguna colilla grande o satisfactoria, que me bajara la ansiedad, claro que siempre apestando, la ropa impregnada por el humo del cigarro, con corbatas quemadas, camisas, así como, los asientos del carro y de la sala de mi casa, dejaban las brasas esa marca de un fumador compulsivo como el que fui hace 18 años, y qué ahora sólo por la Gracia de Dios, aborrezco el humo del cigarro, no soporto que alguien fume cerca de mí, no toleró el humo y me pongo de muy mal humor, por supuesto que tengo un corazón dañado, taponeado en mis arterias y en mis piernas, saturadas, por nicotina, ofrezco deficiencias respiratorias y estoy severamente dañado de mi neurosis y de mis emociones, pero al final de cuentas pude dejar de fumar, mi padrino Álvaro, Alma grande, me decía quiérete tantito, cualquiera puede fumar pero no cualquiera deja de fumar y luego le ponía énfasis a su comentario diciéndome - Sí René,- que era mi padrino de tolerancia.- Pudo dejar de fumar tú porque no vas a poder hacerlo.- Quiérete tantito. ¿Rene es más fuerte que tú? - ernestosalayandia@gmail.com 614 256 85 20


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.