De adicto a ADICTO

COMO SOCIEDAD ESTAMOS TOCADO UN FONDO DEVASTADOR

Por Ernesto Salayandía García

COMO SOCIEDAD ESTAMOS TOCADO UN FONDO DEVASTADOR

Salud

Mayo 16, 2020 20:28 hrs.
Salud Nacional › México Estado de México
Por Ernesto Salayandía García › Divergencias Informativa

MÉXICO EN LLAMAS

Mal de muchos consuelo de tontos.- La cruda realidad, de la sociedad mexicana la podemos ver en un breve resumen, qué aflora un crudo reflejo, del México real y palpable que estamos viviendo, es un México hundido en el fracaso en todos los sentidos, de la gran mayoría de la sociedad, como nunca rompemos un récord en el índice de divorcios, se puede afirmar que de cada 10 matrimonios 7 se divorcian, otro indicador es el impresionante índice de niñas madres, madres menores de 16 años, seguido a ello, el caso de las madres solteras, menores de 20 años y hasta con tres hijos de diferentes padres cada uno, otro indicador de esta decadencia y que tampoco, nadie quiere ver, son los porcentajes tan altos de violencia doméstica y no solamente manifestar a los golpes sino en muchos hechos que se pueden considerar cómo violencia, cómo es el maltrato emocional, hay que sumar a estas crudas estadísticas, la deserción escolar, una gran mayoría de jóvenes claudica a la escuela, ya sea, secundaria, bachillerato y educación superior, lamentable, son las estadísticas relacionadas con el suicidio cuya característica predomina en jóvenes de 13 a 25 años de edad, la mayoría varones, no hay que olvidarnos que nuestro país es una de las naciones más corruptas en el mundo y dígase lo que se diga la corrupción, es un reflejo tan simple de lo mal que estamos, como país tenemos un alto índice de mujeres alcohólicas y drogadictas, de niños adictos, de jóvenes que no pueden salir del infierno de las adicciones, somos un país de drogadictos y ahora adictos al juego, ludópatas que desde las 10 de la mañana saturan los casinos en todo el territorio nacional, perdiendo una fortuna y apostando lo que no tienen.

Adictos a los gimnasios a la vigorexia, qué son capaces de pasar más de 8 horas frente al espejo en estos mal llamados centros deportivos, hay un mundo de adictos al sexo, pornografía, al chisme, a las relaciones toxicas, a los aparatos electrónicos, más aún adictas a la autodestrucción niñas que se cortan sus piernitas, bracitos, y hasta el abdomen con la navaja del sacapuntas y otras que queman su cuerpo con la brasa del cigarro encendido, emocionalmente la gran mayoría de la población sufre de depresión, es como si se tratara de un deporte nacional, todo el mundo la práctica y los adictos a los fármacos proliferan por donde quiera, esta gente, refleja una autoestima baja, desgane, frustración y un dolor interno enorme, más aún, otra de las características del mexicano es la neurosis somos mecha corta exclusivos y violentos y la relación de hechos emocionales, por ejemplo, detrás del rio de sangre y de la misma inseguridad, hay que anotar la desintegración familiar, el adicto, el delincuente, nace y se hace en casa.- No tiene fin concentremos este tema por ahora en la familia, qué es el origen y la solución a los problemas emocionales que nos aquejan y que al parecer a nadie le interesa solucionar esta decadencia, menos con un gobierno miope, inepto e ignorante.- El que esté libre de culpa que arroje la primera piedra.

Vivimos una época obscura…. Un abismo

Crisis económica, ausencia de valores, carencia de códigos educativos y de ética, malos ejemplos, herencias nefastas, emocionales y genéticas, mala comunicación, poca convivencia, amistades tóxicas, influencias cibernéticas y de medios, identidades y personalidades falsas, apatía, y otros factores palpables, ponen en riesgo a la gran mayoría de las familias. Esta época, es extremadamente difícil en la convivencia humana, la tendencia es fracasar como matrimonio, hundirse en un hoyo y llegar al divorcio violento, por demás conflictivo, es alejarse de la paz y la armonía que se supone debe reinar en un hogar, se vive segundo a segundo, en pleitos, como perros y gatos, no hay respeto, ni comunicación sensata, la neurosis aflora, y cometemos sendos errores, hiriendo, agrediendo y dejando heridas profundas en nuestros seres cercanos, golpeamos, sabemos dónde golpear, entre hermanos, entre esposos y entre padres e hijos, sabemos que nuestra lengua pega fuertemente en la parte más sensible de quien queremos lastimar y en el otro extremo podemos ver una película pegados como muéganos, pero huecos, tendremos pocos momentos de amor profundo y excesivo, pero somos mecha corta, explotamos y enojados no medimos nuestras consecuencias, ni la magnitud de nuestras palabras y acciones, pero todo obedece a lo que señalo al principio de este párrafo.

A que le tenemos miedo los padres

Miedo a que los hijos fracasen, que abandonen la escuela y se pongan el uniforme del don nadie, del bueno para nada, del inútil, del fracasado, miedo a que la novia, o el novio, abuse de ellos, a que los utilice para beneficio personal y en lugar de novio, lo convierta en chofer, en secretario particular, en el mensajero y lo lastime emocionalmente, por supuesto miedo a que el vivales la embarace y después, como en la mayoría de los casos, le dé la espalda, hay miedo a que nuestros hijos salgan dañados, nos dan miedo las malas amistades que por su simple aspecto nos dicen en qué pasos andan, y por instinto, sufrimos cuando no sabemos dónde están nuestros hijos, cuando no responden al celular y estamos toda la madrugada con el Jesús en la boca, especulando que algo malo les sucedió, el miedo que también nos invade como padres, es que caigan en el alcoholismo, que se pierdan en las drogas y arruinen sus vidas, miedo a sus reacciones y a la soberbia que caracteriza a muchos adolescentes, no sabemos comunicarnos, no ponemos límites, no nos enfrentamos a nuestros hijos por miedo y es precisamente por miedo, que cometemos muchos errores

Violencia engendra violencia

Muchos marihuanos que conozco, han sido capaces de golpear a sus madres y a sus padres, se tornan intocables, irritables, insoportables, no se aguantan ni a sí mismos, son neuróticos en potencia, déspotas, indiferentes, groseros, altaneros, egocéntricos, solo piensan en ellos, no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad, ni de contribución, creen que son merecedores, todo lo quieren peladito y en la boca, servido en charola de plata, y si no es así, el desfile de reproches, quejas y berrinches no se deja esperar, son expertos en dramatizar, en exagerar a su conveniencia las cosas, pero jamás aceptan su rol, debido a que carecen de humildad y de honestidad, son adolescentes conflictivos cuyo camino sin duda es el fracaso total, como pareja, como amigo, como estudiante, como trabajador, debido a su estructura emocional, mal encausada, muy lejos del respeto a ellos mismos y en sí a todo su entorno, y cuando un joven es rebelde, no se puede decirle sus verdades, porque es como si le echáramos gasolina a la hoguera, y lo que nunca se había visto, ahora se ve en muchas casas, estos niños marihuanos, dan de patadas en las espinillas a su mamá, retan a golpes a sus papás y son extremadamente violentos, su pensamiento es cuadrado, sin ninguna posibilidad de que cedan, confirmando, que el hostigamiento, la represión, el obsesivo control, los tonos, las palabras ofensivas, el diálogo neurótico, no son buenos ingredientes para la relación entre padres e hijos. Nunca se educó con límites firmes.
ernestosalayandia@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.