Cardenal celebró Domingo de Pentecostés en la Basílica de Guadalupe


Arzobispo Aguiar Retes hizo llamado agradecer a Dios en guía del Espíritu Santo



Religión

Mayo 31, 2020 18:03 hrs.
Religión Nacional › México Ciudad de México
Redacción/José Luis Garay › Divergencias Informativa

Este domingo 31 de mayo, al celebrar la Solemnidad de Pentecostés desde la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, el cardenal Carlos Aguiar Retes recordó que todo cristiano está llamado a ser conducido por el Espíritu Santo, pero para constatar que verdaderamente esto se está logrando –dijo– es necesario revisar el comportamiento propio.

Espíritu Santo su ayuda eficaz en la vida de todo cristiano.

Tras recordar las palabras de san Pablo a los Corintios, en el sentido de que todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, el Arzobispo de México llamó a observar ’si con nuestras decisiones y acciones hemos colaborado a la comunión en los diferentes ambientes, y especialmente a la comunión eclesial; ya que la unidad es el fruto, que confirma haber sido guiados por el Espíritu Santo’.

El Cardenal Aguiar Retes presidió por undécima ocasión la Santa Misa dominical sin fieles desde el santuario mariano, debido a la emergencia sanitaria que vive el país por la pandemia de coronavirus COVID-19.

Explicó que la fiesta de Pentecostés es siempre una ocasión para renovar la gratitud a Dios Padre, que regala, ’una y otra vez, y cuantas veces sea necesario, la ayuda eficaz del Espíritu Santo’ para rehacer la vida del cristiano, tanto en lo personal como en lo social, por lo que pidió a los fieles renovar su propósito de ser promotores y protagonistas de un mundo fraterno y solidario.

¿Por qué es difícil alcanzar la comunión?

El Arzobispo, Carlos Aguiar Retes, aseguró que alcanzar la comunión no es cosa fácil, incluso en la propia familia, toda vez que el ser humano ha si sido creado por Dios ’en y para la libertad’, y sin ella no se puede aprender y vivir el amor; sin embargo –dijo– el reto es lograr la comunión, la unidad, ’porque en esto consiste la vida de Dios, a la que hemos sido llamados para compartirla eternamente’.

Explicó: ’El inmenso regalo del Espíritu Santo no nos priva la libertad, pero exige practicar el perdón (…) Así, el discípulo de Cristo, bajo la guía del Espíritu Santo, encontrará la sabiduría en el proceder, la fortaleza en la adversidad, la disposición a recomenzar, la voluntad de perdonar y ser perdonado’.

Al respecto, detalló que para perdonar y ser perdonado es indispensable no sólo un diálogo honesto, sincero y abierto -por parte de quien ofendió y de quien recibió la ofensa- sino también el reconocimiento de sus errores y la capacidad de perdonarse y perdonar a los demás.

’El Sacramento de la Reconciliación, o de la Confesión como solemos llamarlo, no es simplemente un desahogo de nuestros errores y pecados, es sobre todo la oportunidad de recibir de nuevo el Espíritu Santo, para reiniciar con su ayuda el camino de la libertad y del amor. Es éste el camino que nos conduce a la comunión y a la unidad, tantas veces fracturada, por nuestra conducta desviada’.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.